Beso Secreto

Las personas podían comprar y personalizar un Kisses Gigante, elegir la envoltura,
el color del moño y la tarjeta de felicitación; lo mejor de todo es que le podían inser-
tar una emoción, un mensaje en video que viajaría con cada Kiss a toda la república
Mexicana. El mensaje era secreto… osea que el receptor no sabía quién lo mandó y
nosotros no le diríamos ni una pista, hasta el día 24 de diciembre.